top of page

Desarrollando una Fe que Mueve Montañas




En el Evangelio según Mateo, encontramos un poderoso pasaje donde Jesús le dice a sus discípulos: "Ustedes no tienen la fe suficiente. Les digo la verdad, si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decirle a esta montaña: 'Muévete de aquí hasta allá', y la montaña se movería. Nada sería imposible" (Mateo 17:20 NTV).


Estas palabras resonaron en el corazón de los discípulos después de que Jesús les reprochara por no poder expulsar un demonio de un joven. ¿Cuántas veces nos hemos sentido así? Personalmente, he cuestionado mi fe cuando mis oraciones parecían no ser respondidas. ¿Te has identificado alguna vez con esta experiencia?


Aunque los discípulos carecieron de fe en esa situación particular, es esencial recordar que también hubo momentos en los que demostraron una fe sólida, realizando sanidades y expulsando demonios. Su fe floreció cuando entendieron quiénes eran en Cristo y creyeron en el potencial que poseían.


En diversas ocasiones, he orado por la salud de alguien sin ver la sanación inmediata. He clamado por necesidades financieras sin ver cambios drásticos en mi cuenta bancaria. ¿Te suena familiar?


La clave está en descubrir nuestra identidad en Cristo. Cuando entendemos quiénes somos y actuamos en consecuencia, nuestra fe se activa para realizar lo que el poder divino que reside en nosotros puede y quiere hacer. Recordemos las palabras de Pedro: "No tengo plata ni oro para ti, pero te daré lo que tengo. En el nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡levántate y camina!" (Hechos de los Apóstoles 3:6 NTV).


Cuando nuestra identidad en Cristo se fortalece, cuando vivimos de acuerdo con esa verdad, nuestra fe se convierte en una fuerza imparable. Así como los discípulos llevaron el Evangelio a los confines de la tierra con señales y prodigios, nosotros también podemos manifestar el poder de Dios en nuestras vidas.


En resumen, desarrollar una fe que mueve montañas implica conocer nuestra identidad en Cristo y vivir de acuerdo con esa verdad. ¡Nuestra fe hará lo que el que vive en nosotros puede y quiere hacer! Nada menos y nada más.


Este artículo fue inspirado en la prédica del 25 de noviembre de 2023, y lo comparto con ustedes con la esperanza de que fortalezca su fe y los anime en su caminar con Cristo.


¡Bendiciones,

Celia Guevara de Preza

























64 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page