top of page

Estoy en un proceso, aún no han terminado conmigo



¡Hola a todos! Hoy quiero compartir con ustedes una reflexión inspirada en una prédica que escuché recientemente. El tema central es el proceso de transformación en nuestras vidas, ese camino que recorremos para convertirnos en personas nuevas y descubrir la voluntad de Dios para nosotros.


Me gustaría comenzar utilizando una metáfora poderosa: la metamorfosis de una mariposa. Antes de convertirse en ese hermoso ejemplar de la naturaleza, la mariposa pasa por diferentes etapas. Primero, es un gusano, y luego, se envuelve en un capullo. En ninguna de esas etapas el gusano podría imaginar la hermosura en la que se convertirá. Sin embargo, en su interior, Dios ya ha puesto todo lo necesario para su transformación, solo que necesita tiempo y paciencia, porque está en un proceso.


Del mismo modo, tú y yo también estamos en un proceso. Así como la mariposa experimenta una metamorfosis interna, Dios desea que entremos en un proceso de transformación interna, una "Anakainosis". Él ha depositado su ADN en nosotros, pero somos nosotros quienes debemos permitir que esa transformación ocurra desde el interior, empezando por nuestra mente y nuestra forma de pensar.


En Romanos 12:2, la Biblia nos exhorta a no imitar las conductas del mundo, sino a dejar que Dios nos transforme, cambiando nuestra manera de pensar. A través de este cambio, podremos comprender y vivir en la voluntad de Dios, que es buena, agradable y perfecta.


Es Dios quien desea cambiar nuestra forma de pensar y la manera en que vivimos. Quiere que tú y yo conozcamos su voluntad para nuestras vidas. Pero eso solo lo lograremos si nos sometemos a un proceso de transformación y cambios en Él. ¿Cómo podemos empezar? Cambiando nuestra mentalidad para adoptar la perspectiva de Dios. Cuando alineamos nuestra forma de pensar con la suya, todo comenzará a desarrollarse según sus promesas.


Es hora de vivir de acuerdo con los principios y enseñanzas de Dios. Recuerda que no somos productos terminados, sino que estamos en constante evolución. Estamos en un proceso de cambio, y cada uno de esos cambios es para nuestro bien.


Hoy te animo a embarcarte en ese proceso de transformación interna. Permitamos que Dios moldee nuestra mente y nuestros corazones, y veremos cómo se manifiesta en nuestras vidas. ¡Todo cambiará para cumplir el propósito que Él tiene para cada uno de nosotros!


Este escrito fue inspirado en la prédica del día 15/07/2023 y fue escrito por Víctor Preza. Espero que estas palabras te motiven a reflexionar sobre tu propio proceso de transformación y a vivir de acuerdo con la voluntad de Dios. ¡Ánimo! Juntos podemos experimentar un crecimiento profundo y significativo en nuestras vidas.


¡Hasta la próxima!

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page