top of page

GRACIAS, MAESTRO: Un Viaje de Obediencia y Honra


MAESTRO


Hoy quiero compartir una reflexión sobre la diferencia entre obediencia y honra, un concepto que aprendí de un maestro extraordinario durante mis años de residentado en ginecología. Esta experiencia dejó una huella profunda en mi vida, y me gustaría compartir cómo la honra va más allá de la simple obediencia.


La obediencia, según lo entiendo, implica seguir instrucciones, comandos o leyes. Es hacer lo que se nos pide, sin más. Sin embargo, la honra es un acto motivado por el amor, y va mucho más allá de lo requerido. Honramos cuando hacemos algo adicional, sin que nadie nos lo haya pedido, simplemente porque sentimos el deseo genuino de hacerlo.


Recuerdo a mi maestro durante esos años de residentado. No solo era un experto en medicina, sino también una inspiración como ser humano. Operar con él era más que seguir sus indicaciones; era un acto de honra. Por respeto y admiración, me esforzaba por superar sus expectativas, sirviéndole de la mejor manera posible. Incluso cuando no estaba presente, visitaba y atendía a sus pacientes, no solo porque me lo había ordenado, sino porque quería agradarle.


Este recuerdo me lleva a reflexionar sobre la importancia de la honra en nuestras acciones diarias. Honrar no espera un comando o una ley; es la expresión más elevada de respeto, un reconocimiento de autoridad que proviene desde lo más profundo de nuestro corazón.


En Romanos 12:10 leemos: "Ámense unos a otros con un afecto genuino y deléitense al honrarse mutuamente". La honra implica deleitarnos en honrar a los demás, una manifestación de agradecimiento, respeto, admiración y reverencia. Es la respuesta al amor expresada en su forma más pura.


Puedes obedecer a Dios por temor a las consecuencias, siguiendo sus leyes y reglas. Pero también puedes obedecer por amor, por el temor de dañar la relación que compartes con Él, por el miedo a perder la intimidad de corazón.


Quiero expresar mi gratitud al maestro que me enseñó a honrar, pero sobre todo, gracias a ti, Señor Jesús, por enseñarme a honrar a Dios, mi Padre. Este viaje de aprendizaje y crecimiento me ha dejado lecciones invaluables sobre la importancia de la honra en nuestras vidas.


Escrito por Víctor Preza, basado en la prédica del día 17/02/2024.


Que este mensaje nos inspire a buscar la honra en nuestras interacciones diarias, y agradecer a aquellos que nos han guiado en este camino de crecimiento personal y espiritual. ¡Gracias, maestro!

47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page