top of page

La Montaña



Hoy quiero hablarles sobre un tema que tiene una gran importancia en el ámbito bíblico: la montaña. A lo largo de la historia, la montaña ha sido un lugar sagrado y especial, donde las personas buscaban la presencia de Dios, entablaban una relación íntima con Él y recibían su guía y dirección. Desde Moisés, quien subía a la montaña para hablar con Dios Padre, hasta el famoso Sermón de la Montaña en el Nuevo Testamento, la Biblia nos muestra que este lugar esconde un significado profundo. La montaña representa un espacio donde podemos encontrar a Dios y experimentar su cercanía. Es un sitio de intimidad y comunión, donde podemos conocer sus propósitos y recibir instrucciones divinas. A través de la historia bíblica, se nos enseña que debemos ser constantes en buscar a Dios en la montaña, ya que Él anhela tener una relación con cada uno de nosotros. Lamentablemente, en la actualidad, muchas veces pensamos erróneamente que Dios tiene preferencias y solo se comunica con unos pocos privilegiados. Sin embargo, la realidad es que Dios anhela establecer una relación personal con cada uno de nosotros. Él desea que nos acerquemos a la montaña, que busquemos su presencia y que descubramos su propósito para nuestras vidas. Debemos recordar que Dios está dispuesto a revelarse a nosotros si estamos dispuestos a buscarle.


También puedes leer: Propósitos de Dios con una iglesia misionera Un pasaje bíblico interesante que ilustra esta relación entre Dios y la montaña se encuentra en el libro de Éxodo, capítulo 24, versículos 9 al 11: "Después Moisés, Aarón, Nadab y Abiú, y los setenta ancianos de Israel subieron al monte. Allí vieron al Dios de Israel. Debajo de sus pies parecía haber una superficie de lapislázuli de color azul brillante, tan clara como el mismo cielo. Aunque estos nobles de Israel pudieron contemplar a Dios, él no los destruyó. De hecho, compartieron una comida para celebrar el pacto, en la cual comieron y bebieron en su presencia" (NTV). Este pasaje nos muestra cómo aquellos que buscaron a Dios en la montaña tuvieron el privilegio de verlo y experimentar su presencia sin ser destruidos. Además, compartieron una comida en su presencia como símbolo de un pacto especial. Esto nos recuerda que, al buscar a Dios en la montaña, podemos disfrutar de los manjares espirituales que Él tiene preparados para nosotros. Es un pacto que celebramos delante de su presencia. En resumen, es importante recordar que la montaña representa un lugar sagrado donde podemos encontrar a Dios, buscar su presencia y recibir su guía. Dios no tiene favoritos, sino que anhela tener una relación personal con cada uno de nosotros. Así como Moisés y otros personajes bíblicos subieron a la montaña para encontrarse con Dios, nosotros también debemos buscarle con constancia y anhelo. En la montaña, encontraremos respuestas, propósito y dirección para nuestras vidas. Espero que este mensaje les haya inspirado a buscar a Dios en la montaña y a establecer una relación cercana con Él. Recuerden que Él está esperando que nos acerquemos a Él y está dispuesto a revelarse a aquellos que le buscan sinceramente. Hasta la próxima, Escrito por Wilmer Lopez, basado en la prédica del 17 de junio de 2023.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page