top of page

PUERTAS ADENTRO Y PUERTAS AFUERA



La vida de la realeza siempre ha generado curiosidad y fascinación en el público. Nos maravillamos con sus elegantes vestimentas, su impecable apariencia y su sonrisa constante al interactuar con personas de fuera del palacio. Sin embargo, pocos conocen las costumbres y realidades que se esconden tras las puertas del castillo. ¿Serán realmente tan perfectos y armoniosos en su vida privada como lo aparentan en público?


Es común encontrar relaciones matrimoniales que mantienen una fachada frente a los extraños, pero que detrás de puertas adentro, en la intimidad de su hogar, experimentan indiferencia, egoísmo y, en algunos casos, incluso abusos. Es triste darse cuenta de que se han convertido en completos extraños que ya no tienen nada en común.


Se espera que un matrimonio se muestre en público de la misma manera en la que se trata en la intimidad del hogar. La armonía y el acuerdo con los que viven en privado deberían ser evidentes en el exterior, sin necesidad de fingir. La autenticidad y la coherencia en la vida conyugal son fundamentales para construir relaciones sólidas y duraderas.


Lo mismo ocurre en nuestra relación con Dios. La forma en que nos relacionamos con Él en la intimidad de nuestra vida espiritual se refleja de manera natural en nuestra vida cotidiana, sin necesidad de forzarlo o fingirlo. Si mantenemos una comunión íntima con Dios, experimentaremos una transformación genuina que afectará todas las áreas de nuestra vida, desde adentro hacia afuera.



La Palabra de Dios juega un papel fundamental en este proceso de transformación. A medida que la conocemos y la aplicamos, nuestra mente se renueva y nuestra vida se transforma. Es a través de la renovación de nuestra mente que podemos manifestar en nuestra vida exterior lo que sucede en nuestro interior. Este testimonio visible será percibido por aquellos que nos rodean, y a través de ello, podrán ser invitados a buscar a Dios en la intimidad de sus propias vidas.


El impacto de una vida transformada no pasa desapercibido. Muchos quedarán asombrados al presenciar los cambios que Dios ha obrado en nosotros, y a través de nuestra testimonio, encontrarán motivos para depositar su confianza en el Señor.


En conclusión, la coherencia entre nuestra vida privada y pública es fundamental tanto en nuestras relaciones humanas como en nuestra relación con Dios. No debemos conformarnos con una apariencia falsa y superficial, sino permitir que la transformación interior se refleje de manera natural en nuestro exterior. La comunión íntima con Dios es el camino para experimentar una auténtica renovación y vivir una vida coherente y significativa.


Muchos verán lo que él hizo y quedarán asombrados; pondrán su confianza en el Señor.Salmos 40:3 NTV


Escrito por Celia Guevara de Preza, basado en la prédica del 13 de mayo de 2023.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page