top of page

UN CORAZÓN LEJOS DE DIOS

Cómo Honrar a Dios desde lo más Profundo



Hoy quiero compartir con ustedes una reflexión profunda basada en una experiencia personal. Hace algún tiempo, tuve la oportunidad de trabajar ocasionalmente en una sinagoga judía, donde pude sumergirme en la riqueza de sus rituales y tradiciones, basados en una lógica espiritual profunda.


En aquel lugar, me enseñaron que Dios desea ser honrado en todas nuestras acciones. Cada detalle importa, desde cómo nos lavamos las manos antes de comer hasta aprovechar cada oportunidad para purificarnos delante de Él. Al escuchar esto, mi respuesta fue un sincero acuerdo: "Sí, estoy de acuerdo. Eso es lo que se debe hacer".


Sin embargo, mientras reflexionaba sobre estas prácticas, recordé las palabras del Señor en Isaías 29:13: "Este pueblo dice que me pertenece, me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí. La adoración que me ofrecen no es más que reglas humanas aprendidas de memoria" (NTV). Estas palabras resonaron en mi corazón y me hicieron reflexionar sobre la verdadera intención detrás de nuestras acciones.


Es fácil caer en la trampa de cumplir con rituales y tradiciones vacías, tanto en otras culturas y religiones como en nuestra propia fe cristiana. Asistimos a la iglesia porque se supone que debemos hacerlo, leemos la Biblia sin comprender su verdadero significado, oramos sin una verdadera convicción y, a veces, contribuimos económicamente o hablamos del evangelio sin tener nuestro corazón verdaderamente comprometido con Dios.


Pero aquí está la verdad que debemos enfrentar: Dios muestra su favor a aquellos que lo aman y lo honran con un corazón puro. Él quiere ser el centro de nuestras vidas, ocupar el primer lugar en nuestros corazones. Nuestro objetivo debe ser honrar el corazón de Dios, no sólo con nuestras acciones externas, sino desde lo más profundo de nuestro ser.


Para lograr esto, debemos reemplazar cualquier comportamiento irracional con una creencia profunda en la bondad y la gracia de Dios. Necesitamos buscar su guía en todo momento y obedecer sus consejos y enseñanzas. Solo a través de esta relación íntima con Él podremos recibir verdaderamente su favor y experimentar una transformación en nuestras vidas.



No se trata de una obediencia forzada, sino de cultivar una relación genuina con Dios, basada en un corazón puro y entregado. No permitamos que nuestra vida espiritual se convierta en un choque de culturas y tradiciones, sino en una experiencia personal que realmente agrade al Señor.


A medida que reflexiono sobre esta enseñanza, deseo compartir con ustedes la importancia de examinar nuestros corazones y asegurarnos de que nuestras acciones estén alineadas con una verdadera relación con Dios. Que nuestras vidas sean un testimonio vivo de nuestro amor y devoción hacia Él.


Hoy los invito a reflexionar: ¿Estás viviendo tu vida espiritual desde lo más profundo de tu ser, con un corazón que busca honrar a Dios?.


Escrito por Germán De la Rosa, basado en la prédica del 6 de mayo de 2023.

628 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page